Semblanza de Amanalco

Cuando la historia de Amanalco empezó a escribirse, los Hñahñú ya estaban aquí.

Se cree que desde la prehistoria dejaron huella… literalmente. Presunta prueba de ello es este petroglifo de una pisada humana:

Oesha 205x300 - Semblanza de Amanalco
“Hombre de Amanalco”

El nombre original de nuestro municipio –Nzabí– significa en idioma hñahñú “donde brota mucha agua”.

Los hñahñú de antaño son los otomíes de nuestros días.

En México existen 54 etnias diferenciadas. La Nación Otomí es una de las más importantes.

A través de su larga historia, los otomíes se han distinguido por ser un pueblo amante de la paz.

Niños otomíes - Semblanza de Amanalco
Casi toda la población de Amanalco comparte orígenes étnicos otomíes.

Localidades con presencia otomí - Semblanza de Amanalco
Los otomíes viven dispersos en diversas regiones del centro de México. En cada una de ellas existen variantes del idioma.

Aproximadamente el 10% de los amanalquenses hablan otomí, además de español.

Así como el alemán y el inglés se estandarizaron con la traducción de la Biblia, el otomí del Estado de México se consolidó como idioma con la traducción del Nuevo Testamento.

Biblia en otomí - Semblanza de Amanalco

Axayácatl 300x158 - Semblanza de Amanalco

En 1476, el nieto de Moctezuma –Axayácatl- sometió el Valle de Toluca, donde se ubica Amanalco.

 

Los aztecas reemplazaron nuestro nombre original –Nzabí– por “Amanalco”, que en su propio idioma -el náhuatl-, significa “próximo a la extensión de agua”. De la misma forma, cambiaron “hñahñú” por “otomí”, que probablemente significa “cazadores que llevan flechas”.

Los otomíes salieron bien librados del cataclismo de la conquista española. Lograron sacudirse el yugo azteca, y recobraron la tenencia de sus tierras ancestrales.

El 24 de marzo de 1916, las fuerzas zapatistas destruyeron la cabecera municipal y quemaron las bibliotecas del municipio y de la parroquia. Hicieron cenizas los anales de Amanalco.

flame - Semblanza de Amanalco

El registro contemporáneo más importante con que contamos es la monografía intitulada Amanalco, del cronista oficial de nuestra demarcación, Raymundo Salinas Pineda, a quien reiteramos nuestro profundo agradecimientopor su generosa colaboración, ya que parte importante de la información contenida en este sitio web proviene de su monografía.

 


 

ANTECEDENTES DEL MUNICIPIO DE AMANALCO

LOCALIZACION GEOGRAFICA

DIVISION POLÍTICA

POBLACIÓN

COMUNICACIONES

TIPOS Y USOS DE SUELO

PRINCIPALES ELEVACIONES

OROGRAFÍA

HIDROGRAFÍA

CLIMATOLOGÍA

FLORA

FAUNA

ANTECEDENTES DEL MUNICIPIO DE AMANALCO

Amanalco nidito de día 300x200 - Semblanza de Amanalco

Amanalco es el municipio número 7 del Estado de México, y uno de los 2412 municipios del país. Pertenece a la Región VII, y al Distrito Judicial y Rentístico de Valle de Bravo.

La legislatura del Estado de México decretó que a partir del 10 de septiembre de 1875, la cabecera de este municipio se denominara “Villa Amanalco de Becerra”, en homenaje a José María Becerra Mancilla, benefactor del pueblo.

En 1871, el primer presidente municipal de Amanalco permaneció un año al frente del municipio. Lo mismo sus sucesores, hasta 1927. De 1928 a 1951, la gestión administrativa de los presidentes municipales se extendió a dos años. A partir de 1996 y hasta el día de hoy, el cargo es por tres años.

Extensión territorial: 219.49 kilómetros cuadrados

LOCALIZACION GEOGRAFICA

Mapa Amanalco perimetro rojocorazón - Semblanza de Amanalco

Amanalco se ubica en la parte central de la porción occidental del Estado de México.

En línea recta, dista 15 kilómetros de Valle de Bravo, 40 de Toluca -capital del Estado de México-, y 90 de la Ciudad de México.

La cabecera municipal se localiza a 19°15′13″ de latitud norte, y 100°01′11″ de longitud oeste con respecto del meridiano de Greenwich.

Se encuentra a 2320 metros sobre el nivel del mar, pero el territorio de la municipalidad ocupa diferentes alturas que se distribuyen sobre las estibaciones del sistema montañoso que baja desde el Xinantécatl o Nevado de Toluca.

Laguna del sol copia - Semblanza de Amanalco
Nevado de Toluca

Localidades como el Capulín y Corral de Piedra, por ejemplo, están a 2850 metros sobre el nivel del mar, mientras que San Bartolo Amanalco se localiza a un poco menos de 2250 metros. El punto más alto de la municipalidad se ubica en el Cerro de Vilchis que se encuentra a 3300 metros sobre el nivel del mar.

DIVISION POLÍTICA

El municipio de Amanalco se divide políticamente en 28 localidades.

Destacan, entre otras, la Villa de Amanalco de Becerra, los pueblos de Rincón de Guadalupe, San Bartolomé, San Jerónimo, San Juan, San Lucas, San Mateo, San Miguel, Tenextepec y San Sebastián el Grande.

Las rancherías de Agua Bendita, Capilla Vieja, el Capulín, Hacienda Nueva, Huacal Viejo, El Pedregal, El Potrero, El Temporal y El Zacatal.

El rancho El Ancón, el barrio de San Sebastián Chico, las localidades de Los Polvillos, Pueblo Nuevo, Providencia, Hacienda Nueva, Corral de Piedra, el rancho de la Fundición, y el rancho de San Gaspar.

POBLACIÓN

De acuerdo con el Censo Nacional del 2010, el municipio de Amanalco tiene 22 868 habitantes; en total 11,224 hombres y 11644 mujeres.

Hay en el municipio un total de 5,238 viviendas habitadas.

Aproximadamente 2 mil de sus habitantes hablan otomí.

En general, la evolución demográfica en Amanalco es muy semejante a la de otros municipios de la cuenca de México, cuyas poblaciones van en aumento, con un crecimiento quizá no tan acelerado en las últimas 4 décadas.

COMUNICACIONES

Nos encontramos 578.5 kms al este del puerto de Lázaro Cárdenas Michoacán, y 603.6 kms. al oeste del puerto de Veracruz

Puertos2 - Semblanza de Amanalco

Puertos1 - Semblanza de Amanalco

En la región XIX contamos con 428,64 kms. de infraestructura carretera, de los cuales 80.8 son federales, 301.13 son estatales pavimentados, y 46.71 son estatales revestidos.

TIPOS Y USOS DE SUELO

Tipos y usos de suelo - Semblanza de Amanalco

Para mayor información al respecto (en idioma inglés), haz click aquí.

PRINCIPALES ELEVACIONES

Amanalco principales elevaciones - Semblanza de Amanalco

OROGRAFÍA

En el municipio las elevaciones principales corresponden a la serranía del Xinantécatl o Nevado de Toluca. La geografía de Amanalco comprende una cadena montañosa que va de este a oeste, y qué forma la llamada Sierra Náhuatl-Tarasca, desde dónde se extienden pequeños valles como los de Capilla Vieja, Corral de Piedra, Tisapa y San Jerónimo.

El terreno es anfractuoso en todo el municipio, formando pequeñas prominencias que, en muchos casos, se elevan hasta formar cerros, entre los cuales se abren amplias y profundas cañadas, quebradas y barrancas.

Los principales cerros de Amanalco son los siguientes: en la parte oriente se localizan los cerros que forman La Cumbre sobre el camino de herradura o Camino Real de Toluca. Le siguen los cerros de Agua Bendita, compuestos por el Cerro del Faro o Cerro de los Órganos, los cerros de Vilchis, El Huacal, Hacienda Nueva y Corral de Piedra. Esta cadena montañosa se extiende hasta el Estado de Michoacán.

En la región norte se ubican las montañas del Rincón de Guadalupe y San Mateo, el eje volcánico de Amanalco, el Cerro de San Miguel Tenextepec, y el Cerro de Pipioltepec.

Al sur se forma una cordillera de cerros con lava volcánica fragmentada. Son los cerros de San Juan, Laguna Seca y Capilla Vieja.

Amanalco se encuentra en un valle circundado por toda esta cadena montañosa que ostenta diferentes alturas y nombres. Los terrenos que la forman, hace tiempo formaron parte del fundo de la Hacienda de la Gavia. Ahora son ejidos de los pueblos y rancherías del municipio. Al noreste de la cabecera municipal se divisan los cerros de Lodo Prieto y La Cañada Oscura.

De los cerros menos elevados ubicados en los límites de Zinacantepec, podemos mencionar el cerro de Los Órganos y el del Faro.

En los límites de Almoloya de Juárez y Villa Victoria, el Cerro de Cantarranas. Cercano a los límites de Donato Guerra, los Cerros Caballero y San Bartolo. Cerca de los límites con Valle de Bravo, los cerros de Los Reyes y El Coporito, y en el límite de Temascaltepec, el Cerro Hernández.

HIDROGRAFÍA

Entre los bastos rec ursos hidráhulicos del municipio, sobresalen  435 manantiales de agua pura, que permiten la piscicultura extensiva.

Existe un río permanente qué es el más importante con que contamos: el río Amanalco, que trae sus aguas del municipio de Almoloya de Juárez. Cruza el territorio de noreste a sureste, y recibe los múltiples afluentes de la municipalidad.

Este sistema hidrológico se distingue por la abundancia de corrientes subterráneas que afluyen en diversos puntos y forman ojos de agua, manantiales, lagunas y represas.

El Río Grande de Amanalco tiene su origen en las vertientes noroccidentales de los montes de la Hacienda de la Gavia. Sus aguas corren hacia el oeste, pasando por el norte de Amanalco de Becerra; por el norte y occidente del pueblo de San Bartolome; por el norte del rancho de la Fundición, para unirse al sur en el rancho de San Gaspar del Río, con el río del Molino procedente de Valle de Bravo. Éste, a su vez, del Balsas. Este río, después de la confluencia con el de Amanalco, aumenta su caudal en forma considerable lo que permitió la construcción de la presa de Colorines, uno de los depósitos más importantes dentro del sistema hidroeléctrico de Ixtapantongo.

Entre las montañas y valles descienden serpenteando las cristalinas aguas de otro hermoso río de aguas permanentes: el de Capilla Vieja, que forma el Salto de San Lucas y a su paso recibe, a través del arroyo Los Hoyos, las aguas provenientes del municipio de Zinacantepec. Siguiendo su curso estas aguas vuelven a tomar el nombre de arroyo de Los Hoyos, y antes de desembocar en el bello lago artificial de Avándaro, Valle de Bravo, toma el nombre de río Amanalco, que forma parte del sistema hidroelectrico de Tingambato y Santo Tomás de los plátanos, afluentes del sistema Cutzamala.

La cantidad de manantiales es sorprendente, y se encuentran por todas partes. Por esa razón, sólo mencionaremos los más importantes por su ubicación, caudal o beneficios que reportan a la colectividad. Entre estos, destacan Los Mimbres; el Cerro Cuate, de donde se lleva el agua potable a la cabecera municipal; La Mulita, El Jazmín, Chupamuerto, San Bartolo, Casa Blanca, San Mateo, San Lucas, Las Peñitas, Ojo de Agua, el ojo de agua de Tenextepec, y el manantial de Chimalpa.

CLIMATOLOGÍA

Amanalco pertenece al subgrupo de climas templados subhúmedos con lluvias en verano. La temperatura media anual es de 13.4 grados centígrados con una máxima de 29.7 grados centígrados y una mínima de 0.5 grados centígrados. La temporada de heladas se registra de noviembre a abril. La precipitación pluvial promedio es de 1155.9 milímetros.

En primavera y verano los campos y valles de Amanalco se visten de colores. Las flores aparecen por doquier, y el canto de los pájaros da la bienvenida a estas estaciones del año que son propicias para los amantes de la naturaleza y de la fotografía, sobre todo en los parajes de Capilla Vieja y Corral de Piedra.

Debido a lo accidentado del terreno del municipio, coexisten varias temperaturas. Sin embargo predomina el clima templado subhúmedo.

En verano se presentan las lluvias. Son abundantes entre junio y agosto, y reducen su intensidad en septiembre. En la segunda quincena de ese mes llega el otoño, el cual trae consigo la aparición de los mirasoles que por doquier tapizan las campiñas, dando la impresión de una alfombra de color rosado.

Por lo general, cuando desaparecen las lluvias la temperatura desciende y los campos se tornan de color amarillo naranja con múltiples flores de acahual y cempasúchil (las últimas del año) que nos anuncian que está por llegar el invierno. Los más crudo del invierno se presenta a mediados de noviembre y todo el mes de diciembre, prolongándose en algunas ocasiones hasta mediados de enero.

Durante los meses de octubre a diciembre, debido a la temporada de huracanes en los litorales, bajas presiones y corrientes de chorro, soplan vientos fríos del Pacífico y del norte. Se registran también fuertes tormentas ocasionadas por los ciclones provenientes de las costas del país. Estos, en cierta, forma perjudican los sembradíos de maíz. Sin embargo, estas tormentas son benéficas para los cultivos de haba, papa y chícharo.

Los vientos predominantes soplan durante los meses de febrero y marzo, prevaleciendo los del sur. Durante la primavera se presentan vientos, y abundan las tolvaneras por el ambiente seco a falta de lluvia.

El clima varía de acuerdo con la ubicación de las zonas mencionadas. Entre los meses de diciembre y febrero, cuando aún no ha terminado el invierno, puede llegar a nevar.

En las zonas más bajas el clima es semihúmedo. En la zona media variable el clima es frío; también en las zonas altas, donde se registran las temperaturas más bajas.

Ocasionalmente, se presentan bajas temperaturas después del invierno, afectando los cultivos, principalmente las hortalizas y legumbres.

Las lluvias torrenciales y las tormentas eléctricas son más comunes en los meses de julio y agosto, lo cual propicia el desbordamiento de arroyos y ríos.

Las heladas en el municipio se registran durante más de 120 días del año, y las granizadas durante más de 18 días. La máxima incidencia de heladas es entre los meses de enero y febrero.

FLORA

La superficie que conforma el municipio está dedicada en parte a las labores agrícolas. Otra está cubierta por pastizales. También hay árboles frutales de clima semitropical, entre los que predominan el aguacate criollo y aguacal, limón, naranja agria y dulce, chirimoya, mora, manzano, peral, chabacano, ciruelo, durazno, higo, chayote, zapote, nuez de castilla, y membrillo. Entre los frutales silvestres se encuentran el capulín y el tejocote.

En los abundantes bosques predominan las coníferas como los pinos, abetos, oyamel, madroño, álamos, roble, laurelillo, capulincillo, pino, ocote, eucalipto, alcanfor, tepozán, tepopote, trueno, fresno, sauce llorón, roble, encino.

En las regiones húmedas y cenagosas encontramos mimbre, sauce y cedro blanco. Estos dos últimos son de madera fina que se usa para la fabricación de muebles.

Entre los arbustos hay ahuejote, jarilla, jacaranda, escobilla, grana, mezquite, mimbre, pericón, sauco, cedrón, enebro, trueno, hierbas y plantas.

También una gran variedad de plantas medicinales como la hierbabuena, manzanilla, ruda, soapacle o siguapacle, ajenjo, poleo, epazote, epazote de perro para te, mirto, árnica, carricillo de los pantanos o cola de caballo, gordolobo, santamaría, istafiate, ajonjolinillo, salvia, chicalota o amapola silvestre, amarilla o blanca, sábila, borraja, chichicaxtle, huazontle, simonillo, albahaca, mejorana, orégano, hierba del perro, hierba del gato, siempreviva, malva, jarilla, trébol, chayotillo, trompetilla, escobilla, hoja de negro, mastuerzo, alfilerillo, jaltomate, hierba de la golondrina, hierba del cáncer, manzanilla, tepopote, tabaquillo, quiote, romerillo, bugambilia, pericón, pesthó, poligala, romero, berro, helechos de múltiples variedades, maguey de sábila y de pulque, algunas cactáceas, y frondosos nopales y órganos.

Cerca de las zonas pobladas, rodeando a las tierras de las planicies que son de cultivo, existen varias especies agrícolas entre las que predominan el maíz, haba, papa, gramíneas, avena, cebada, trébol, forrajes y hortalizas de zanahoria, lechuga, col, cilantro, epazote y chícharo.

De igual manera, gracias al clima abundan las flores de ornato como la rosa, clavel, dalia, cempasúchil girasol y mirasol, acahual, pensamiento, violeta, alcatraz blanco y amarillo, jazmín, flor de nochebuena, balsamica, espárrago, heliotropo, azucena, geranio, flor de mayo, vara de san josé, lirio, pensamiento, tuberosa, bugambilia, pitaya, heno, musgo, y otras que las amas de casa cultivan en sus domicilios. Entre las plantas trepadoras tenemos: glisina, gloria, hiedra, campanola, granadilla, madreselva, rosablanca y quiebraplato.

Durante la temporada de lluvias abundan las hortalizas y los quelites en múltiples variedades, entre los que predominan los chivatitos, la paletaria, las verdolagas y el amaranto. Los hongos de maguey y de maíz. Asimismo los hongos comestibles de llano y de monte, que suman un total de 62 variedades.

FAUNA

La fauna silvestre es variada, y abunda principalmente en las zonas montañosas y en las grandes llanuras. En ellas habitan el águila real, el venado (en criaderos), el cacomixtle, coyote, armadillo, zorrillo, conejo, liebre, topo, hurón o comadreja, tuza, murciélago, rata, rata de campo, ardilla de campo y de monte, tejón y tlacuache. Abundan también la lagartija de las bardas, escorpión, víbora de cascabel, culebra de agua, ranas, sapos, ajolotes, bagre, trucha arcoiris, acociles, carpa común, mojarra y charales. Entre las aves, la codorniz, palomas silvestres, búho, tecolote, canario silvestre, colibrí, calandria, tórtola, cenzontle, zopilote, cuervo, gorrión, chira vieja, primavera, pájaro carpintero y golondrina, entre otros.

Durante el invierno retornan las aves migratorias como el pato golondrino y múltiples variedades de anatidos, entre los que predominan el pelícano, gaviota, halconcillo marino y garza.

Insectos: chapulín, grillo, vinagrillo, cara de niño, jicote o abeja silvestre, moscones, barreno, tamayates de colores múltiples, escarabajo, catarina, luciérnaga, avispa, avispón, escarabajo, orugas y mariposas multicolores, palito, zacatillo, hormiga de variadas especies y talámicas de San Juan.

Arácnidos: el alacrán es poco venenoso y escaso, debido al clima templado-frío. Todas las arañas que hay en el municipio son también mayormente inofensivas. Existen múltiples variedades, no de gran tamaño. Arañas como la capulina y la tarántula pueden causar reacciones alérgicas severas en personas muy sensibles.

En temporada de lluvias destaca la presencia de pipioles y frailes, luciérnagas y libélulas, caracoles, moscos y mosquitos, gusanos de maguey y lo que jamás podría faltar: la mosca. A principios de noviembre presenciamos el paso de las mariposas monarca, en su vuelo rumbo al santuario de Donato Guerra, y a su regreso hacia Canadá, a principios del mes de marzo.

En la laguneta y ríos existen pececillos, acociles, sapos, sanguijuelas, lombrices, cucarachas de agua y tijerillas.

Propiamente todo el territorio municipal es una reserva ecológica, ya que cuenta con abundante flora y fauna, numerosos manantiales y dos ríos que previenen el deterioro natural.